La región de cuatro condados es famosa por sus complejos turísticos, la belleza natural de sus paisajes, sus 150 lagos, incluídos entre ellos, el Lago Wallenpaupack, y sus pintorescas ciudades históricas. Los diversos paisajes inspiran un sinfín de experiencias que varían de privadas y tranquilas a audaces y emocionantes. Las posadas y los spas fomentan los momentos de reposo en la montaña, mientras que los parques acuáticos y los recorridos de aventura ofrecen emoción sin límites.

En el invierno, los visitantes tienen la oportunidad de practicar esquí, snowboard, deslizamiento sobre nieve y hasta de caminar sobre raquetas de nieve por las maravillosas tierras nevadas que incluyen más de 163 pistas de esquí. En el verano, los visitantes más activos pueden explorar 420 kilómetros de senderos ideales para excursionismo y ciclismo, más de 35 campos de golf, descenso por aguas rápidas, navegación, pesca y libre acceso a nueve parques estatales y a dos parques nacionales.