Ubicada en el suroeste de República Dominicana, en la frontera con Haití, la provincia de Pedernales es uno de los puntos más remotos del país. Sin embargo, este distante paisaje costero y desértico es uno de los destinos más populares para los exploradores. Un lugar donde las carreteras están alineadas con cactus gigantes que permiten ver vistas intermitentes de las orillas con sus aguas iridiscentes de color turquesa, donde las vacas y las iguanas decoran el paisaje y donde los naturalistas hallarán las reservas más importantes del país.