Conocida como la “Ciudad de los Brujos”, San Juan de Maguana está fuertemente influenciada por las creencias de los cada vez más numerosos haitianos que practican vudú.

En ella, uno de los acontecimientos más interesantes relacionados con esta práctica religiosa es la procesión de cerca de 15 km que se lleva a cabo en el mes de mayo. En este trayecto llevan a una pequeña figurilla religiosa desde el pueblo de El Batey hasta San Juan al son de cantos y tambores. No es raro que algún devoto sea poseído por el camino por el Espíritu Santo o un Espíritu Taíno y comience una danza o hable en extrañas lenguas o caiga desplomado al suelo.